Conexión a la red de una planta de biometano francesa de WELTEC BIOPOWER

Proyecto de 11 millones de euros tiene gran aceptación entre la población

En el municipio francés de Vire, en la región Papillonnière, Normandía, ha entrado en servicio en noviembre de 2020 una planta de biometano del fabricante de plantas energéticas alemán WELTEC BIOPOWER. El explotador del proyecto de 11 millones de euros, realizado por WELTEC y su socio de proyectos Agripower France, es la sociedad local Agrigaz Vire, formada por 40 empresas que cubren toda la cadena de valor agropecuario. En la planta, que crea tres puestos de trabajo permanentes, se fermentan anualmente unas 70.000 toneladas de sustratos para crear biogás, el cual se trata para convertirlo en biometano.

La combinación de materias primas, suministradas desde un ámbito regional de unos siete kilómetros en promedio, consta, principalmente, de productos residuales y subproductos económicos de la agricultura y de la industria alimentaria. Que las empresas de la sociedad agraria y los substratos sean de la región, marca esencialmente el carácter regional sostenible del proyecto de biometano. Dos tercios de las 200 toneladas de materiales de partida necesitadas diariamente están formados por desechos animales, como estiércol de vacuno, así como purín vacuno y porcino. Otro 20 por ciento lo forman sueros, lodos de depuradora y residuos de mataderos, que provienen de industrias alimentarias así como de un fabricante de pienso animal perteneciente a Agrigaz. El resto de sustancias la forman maíz, hierba, plantas forrajeras para ensilaje, restos de paja y césped cortado.

El biometano colabora de forma considerable a la reducción de los gases de efecto invernadero: Por hora se alimentan 270 metros cúbicos estándar del gas verde a la red de gas pública y, con ello, se ponen a disposición en todo el país como fuente energética o combustible alternativo. "Con esta cantidad se ahorran anualmente unas 5300 toneladas de CO2eq“, explica Alain Priser, responsable del negocio de WELTEC BIOPOWER en Francia. "Con el biometano podría cubrirse el 20 por ciento del consumo de gas de Vire (18.500 habitantes) si se utiliza como equivalente al gas natural. En el sector de la movilidad, esta cantidad es suficiente para recorrer anualmente 35 millones de kilómetros de forma climáticamente neutra o dar la vuelta en torno al Ecuador 890 veces", calcula Alain Priser.

Para la alimentación de materiales de partida sólidos se dispone de dos dosificadoras de suelo deslizante de 140m³ y 98m³ y una dosificadora con sinfín vertical de 30m³. Además, una parte de estos sustratos se trituran y mezclan en dos sistemas MULTIMix para conseguir una fermentación óptima. Los sustratos líquidos primero se almacenan en siete depósitos previos. Después de la higienización de algunos materiales de partida, los sustratos se transportan a tres fermentadores de acero inoxidable de 4436 metros cúbicos de capacidad. Dos almacenes sirven para guardar los restos de fermentación generados, los cuales pueden utilizarse por los agricultores de la sociedad agraria como fertilizante de alta calidad. "Con ello, nuestros agricultores también se benefician de este producto secundario, dado que ahorran fertilizantes sintéticos, lo que también, finalmente, es una de las claves para la reducción de gases de efecto invernadero", subraya el gerente de Agrigaz Vire, Yves Lebaudy.

Además, en Vire se utiliza un concepto calorífico poco habitual, con el que la planta de biometano es abastecida con el calor de escape desacoplado de un fabricante de piensos para mascotas situado a tan solo 500 metros de distancia: En su proceso de producción se genera calor suficiente para calentar con el mismo la higienización de la planta de biogás. Con esta finalidad, Agrigaz Vire ha vinculado los dos emplazamientos con una tubería de agua caliente. Con la utilización de bombas térmicas es posible recuperar una parte de la energía procedente del calor de escape y mejorar la misma convirtiéndola en calor a un nivel de temperatura superior. Gracias a este sistema termodinámico que consta de 24 bombas térmicas de 50 kW de potencia cada una, pueden tratarse todos los sustratos -a excepción de los recursos renovables- durante una hora a 70°C en tres unidades de higienización de 15 metros cúbicos cada una. Por el contrario, los fermentadores prácticamente no se han de calentar, dado que, gracias a la higienización, los materiales de partida ya se encuentran al nivel de temperatura adecuado para la fermentación.

Gracias al ciclo sostenible, el proyecto goza de una buena aceptación entre la población: "Estamos orgullosos de nuestro innovador proyecto comunitario, con el que se identifican en la misma medida nuestros agricultores, políticos, empresas industriales y la población", se alegra Yves Lebaudy. Y los ciudadanos de Vire están muy dispuestos a participar. En un nuevo centro de reciclaje con diques de transferencia para residuos, los habitantes pueden depositar su basura y, con ello, colaborar con sus propias materias primas muy concretamente al servicio de la planta de biometano y, por tanto, al éxito de todo el proyecto.

Atrás hacia arriba