Gran pedido británico para WELTEC BIOPOWER

Biometano procedente de sustancias residuales abastece de energía a 9.600 hogares

El fabricante de plantas de biogás alemán WELTEC BIOPOWER empeza en este invierno la construcción de una planta de biometano en Pontefract, en el condado de West Yorkshire. El cliente y explotador de la planta es Lanes Farm Energy, en la que tiene participaciones el desarrollador de proyectos Aqua Consultants. El proyecto "Waste-to-Energy" es una de las plantas energéticas más grandes que WELTEC BIOPOWER ha construido en sus 18 años de historia empresarial. La planta entrará en funcionamiento a finales de 2019 y alimentará anualmente a la red de distribución de gas británica unos 7,3 millones de metros cúbicos de biometano. Con la cantidad del equivalente al gas natural ecológico se abastecerá de energía a unos 9.600 hogares.

"A la sostenibilidad del proyecto colaboran determinantemente los materiales de partida", subraya Dr. Kevin Monson, jefe de ventas de WELTEC UK. Más de la mitad de las 80.000 toneladas de substrato son restos de alimentos. "A esto hay que añadir excrementos de ganado vacuno y aves así como ensilado de hierba y forraje verde", informa Monson. Uno de los motivos importantes por los que la gerente de la Asociación de Biogás británica ADBA, Charlotte Morton, considera los proyectos de biometano, como el de Pontefract, innovadores tanto desde el punto de vista ecológico como económico, es el reciclaje consecuente de residuos. Según ADBA, mediante la digestión anaeróbica de residuos de alimentos se podrá cubrir en el futuro un tercio del consumo de gas y la electricidad en el Reino Unido y crear 35.000 nuevos puestos de trabajo.

"Para que un gran proyecto, como el de Lanes Farm Energy, también se desarrolle rentablemente, hace falta mucha experiencia, una planificación previa individual y la técnica pertinente", explica Carsten Hesselfeld, ingeniero de ventas de WELTEC UK. Estos atributos también son importantes para Tel Sultan, gerente de Lanes Farm Energy: "Hemos mantenido intensas conversaciones con diez constructores de plantas. Y finalmente nos hemos decidido por WELTEC por su pericia y experiencia".

Debido a la estructura del sustrato, se eligieron dos dosificadores grandes de 110 y 200 metros cúbicos con sistema de barras de empuje para la alimentación del fermentador. Para el almacenamiento intermedio de los sustratos fluidos, WELTEC instala en Pontefract cinco depósitos, dos de los cuales son completamente de acero inoxidable, incluidos los fondos. La mezcla del material de entrada sólido y líquido se realiza en dos unidades MULTIMix. "Mediante la maceración y trituración, los materiales están rápidamente disponibles para las bacterias en el fermentador y se ha de consumir menos energía para la agitación", explica Hesselfeld.

Finalmente, la producción de gas se realiza en cuatro fermentadores de acero inoxidable de una altura de 8,80 metros y respectivamente 6.848 metros cúbicos –una capacidad muy superior a la medida promedio–. Para convertir el biogás en biometano de alta calidad, WELTEC se ha decidido por la solución de membranas. En un proceso de separación de varias etapas, el biogas crudo se ennoblece de forma eficiente y sin expulsar metano a la atmósfera. A partir de diciembre 2019, de esta forma se generarán unos 850 metros cúbicos estándar por hora de biometano apto para su alimentación a la red.

Además de biometano también se generan restos de fermentación, los cuales se utilizan como fertilizantes de alta calidad. Para ello, previamente se higieniza y separa. La idea de sostenibilidad también se refleja en estos pasos del proceso, pues la unidad de higienización está equipada con un sistema de recuperación de calor. Para un mayor suministro de energía, WELTEC ha integrado en Pontefract una planta de cogeneración de 500 kilovatios. Con la alimentación a la red de las cantidades sobrantes de calor y energía de la planta de cogeneración, el explotador conseguirá otros ingresos.

Las plantas de biometano, como la de Lanes Farm Energy, juegan un papel cada vez más importante en la combinación energética británica. En la producción de biometano a partir de sustancias residuales, el ahorro de CO2 es de aproximadamente el 90% en comparación con el carbón o el crudo. "Gran bretaña ha de reequilibrar su combinación energética para aumentar la seguridad de energía después del Brexit y alcanzar los objetivos de CO2 del Convenio de París. El biometano sostenible procedente de residuos orgánicos es una pieza importante de este puzzle energético", comenta Dr. Kevin Monson y añade: "Con la aportación de calor y combustible sostenibles y renovables a partir de residuos, con toda seguridad, el biometano continuará siendo fomentado por gobiernos proactivos. Las plantas de biometano son la esencia de una economía circular sostenible. La tecnología ha demostrado su eficacia y la red de gas es una red de distribución lista para el uso".

Atrás hacia arriba